Paul Rusesabagina, el Oskar Schindler del genocidio tutsi

Desde que vi la película ‘Hotel Ruanda’ (2004), siempre pensé en leer alguna entrevista de Paul Rusesabagina, el Oskar Schindler del genocidio tutsi de Ruanda. A pesar de haber pasado ya desde este genocidio cerca de 16 años, creo que es un ejemplo del mecanismo bajo el cual se suelen gestar más de un conflicto.
La entrevista la realiza Outnow en 2005, y dice así:

¿Hay directores de hotel que no sean cordiales? Yo no lo creo. También Paul Rusesabagina, el ex gerente de un hotel de lujo en Rwanda es tan cordial como uno pueda imaginar. Ya han pasado diez años desde los horribles acontecimientos que no podemos ni siquiera imaginar. Durante el genocidio en su país de
origen, él salvó la vida de cientos de personas en su
hotel. Sin embargo, a pesar de eso sigue siendo una persona humilde. Paul no quiere que le llamen un héroe. Él parece estar bien. Un reloj de oro, un anillo de sello. Él sonríe de nuevo. Pero lo que tiene que decirnos con su inglés de acento africano no es nada gracioso.

OUTNOW (ON): Usted ha visto Hotel Rwanda, probablemente más de una vez y ha estado hablando estos días con todo tipo de gente. ¿Cómo hace frente a todo eso?

PAUL RUSESABAGINA (PR): La forma en que hablo sobre aquello es una especie de terapia para mí. Me ayuda a sacarlo. Si uno se guarda algo dentro, puede estallar un día. Pero si lo compartes con otras personas, eso te ayuda.

ON: ¿Cómo de traumática fue todo ese tiempo?

PR: No es fácil de describir. A veces, cuando tienes ganas de dormir te despiertas a causa de los asesinatos que continúan casi dentro del recinto del hotel. Fue una tortura para mí.

ON: ¿Cómo hacer frente a ser un superviviente de algo así?

PR: A veces me siento y doy gracias a Dios. En 1994 yo estaba seguro de una cosa. Estaba seguro de que iba a ser asesinado. Afortunadamente no fui asesinado. Ahora considero al tiempo que va desde 1994 a hoy como un regalo. (Se ríe a carcajadas) Es un regalo.

ON: A veces los largometrajes de los hechos reales necesitan de compromiso. ¿Cuánto de Hotel Rwanda es cierto?

PR: La interacción con el General de las Naciones Unidas no fue de esa manera. Pero todo lo que puedes ver sobre el Hotel Mille Collines es más o menos la forma en que sucedió, pero de forma más light. Porque lo que realmente ocurrió fue horrible. No es lo que se puede ver en la pantalla porque no se puede mostrar lo que realmente fue. Pero por otra parte, lo que se muestra es aproximadamente un 90% de la verdad de lo ocurrido. Por supuesto, todo buen cocinero, cada vez que cocina una comida, va a añadir un poco de sal y pimienta y algunas otras especias, según el plato y la forma en que quiere servirlo. Le daré un ejemplo. Cuando usted me ve en la azotea del hotel con mi esposa, compartimos una historia real. Antes de conocer a mi esposa, ella estaba trabajando en el norte. La gente del norte de Rwanda ya estaba matando a los tutsis. Sabía que era una tutsi, así que cuando nos conocimos me dijo que era enfermera y que tenía miedo. Yo no le dije nada, sólo nos hicieron amigos. Pero tenía algunos contactos, así que permití que la trasladaran de su área a Kigali (la capital) a través del Ministerio de Salud. Esa es la historia verdadera. Pero el pasar un rato agradable en la azotea del hotel, como se muestra en la película, eso fue para darle sabor a la comida.

ON: ¿Qué piensa de la interpretación que Don Cheadle hace de usted?

PR: Fue muy buena. Hizo un trabajo fantástico. Él pasó mucho tiempo conmigo, enviándome e-mails. Quería conocer exactamente el tipo de persona que era desde mi infancia hasta el momento en que nos conocimos. Y se tomó su tiempo para bajar a Sudáfrica, dos semanas antes de la filmación y nos quedamos juntos compartiendo todo. Él tenía muchas ganas de hacer esta película de la manera correcta. Incluso pasó a tener un entrenador de dialecto que le enseñara mi acento. Estaba muy preocupado en poder conseguir hacerlo bien.

ON: Cuando vuelva a Rwanda para promover la película ¿va a ser un héroe o habrá alguna gente a la que desagradará debido al papel que hizo allí?

PR: En realidad, yo no soy un héroe. No creo que sea uno. Por supuesto que hay gente que no le gustaría verme así. Eso es cierto. Ni que decir tiene.

ON: ¿Ha visto alguna vez la película de ‘La Lista de Schindler’? y ¿te sientes identificado con ella?

PR: No sabía nada de la película hasta que me la dio Terry (George, el Director de Hotel Rwanda). Es una historia bonita.

ON: ¿Se reconoce usted en esa película?

PR: Yo soy muy diferente de Schindler. Schindler aguantó firme durante cinco años. Era un hombre muy fuerte.

ON: Pero usted fue muy inteligente también.

PR: Yo no lo creo.

ON: ¿Por qué?

PR: Yo no soy fuerte. Y ¡yo me conozco mejor!

ON: Pero en la película se le muestra como un improvisador muy inteligente.

PR: Dudo que yo sea muy inteligente. Tal vez yo sea bueno para hablar con la gente.

ON: ¿Ha vuelto usted a Rwanda desde entonces?

PR: Yo me fui de Rwanda en 1996. Me fui a Bélgica. Sólo volví siete años más tarde con los cineastas.

ON: ¿Cree usted que alguna vez regresará a Rwanda?

PR: Por ahora no pienso en un cambio de domicilio. No hay paz duradera. Si hubiera una paz duradera sería la primera persona para en regresar.

ON: ¿No cree en una paz duradera?

PR: No. Hay una especie de intimidación. Eso es todo.

ON: ¿Crees que podría ocurrir de nuevo?

PR: Si la situación sigue siendo lo que es, sigue siendo miedo. Se trata de una situación en la que se ve una especie de reconciliación iniciada por el ganador, la forma en que quiere que se haga, sin ningún compromiso. Eso no es una reconciliación real. Una reconciliación duradera siempre es un acuerdo negociado por ambas partes. No es una calle de sentido único. Es una calle de dos vías.

ON: ¿Cuál cree usted que fue la raíz del problema? ¿Culpa usted a los belgas?

PR: Culparía, primero de todo, a los ruandeses porque tiene sus raíces en la historia de Ruanda mucho tiempo antes. Cuando los alemanes se apoderaron de Rwanda nunca cambiaron nada. Ellos continuaron con la política de seguir diciendo que los tutsis eran más inteligentes y más listos, más elegantes y hábiles. Los tutsis son situados en las esferas más altas y los hutus se suponían que tenían que respetar eso. Ese fue el primer error que cometieron. Cuando Rwanda se dio a Bélgica como un protectorado en 1923 ellos tampoco cambiaron esa política. Continuaron marcando en cada tarjeta de identidad la etnia a la que se pertenecía. Fue un error muy grande. Pero, de nuevo en 1959 hubo una especie de revolución lo que llamaron una revolución en masa. Pero la revolución de masas no fue realmente una revolución de masas, fue una revolución hutu para tomar el poder a los tutsis y belgas.

ON: ¿Existe realmente una diferencia entre hutus y tutsis?

PR: Yo nací y me crié en una familia mixta. Pero nunca he visto ninguna diferencia entre mi madre y mi padre. Mi esposa está aquí. Ella puede bajar si lo desea. Usted no verá ninguna diferencia entre nosotros dos.

DE: ¿Hubo cualesquiera otras razones para el conflicto, además de las diferencias étnicas?

PR: Hay muchos problemas en Rwanda. En primer lugar existe el temor al otro. A los ruandeses no les gusta compartir. Ya tengan como no tengan nada. Una segunda razón para el conflicto es la impunidad. La impunidad ha estado siempre detrás de lo que ha venido ocurriendo en Rwanda desde años. Le daré un ejemplo. En 1959, cuando muchos tutsis se fueron de Rwanda, sus bienes - las plantaciones, ganado y otras cosas - fueron tomados por los hutus. Y nunca he visto a nadie en un juicio por apoderarse de la casa de su vecino. Siempre ha sido así. La tercera razón es un problema económico. Los ruandeses son muy pobres. Y todo lo que sugieras a los pobres, ellos siempre aceptarán. Cuando este miedo llega a la mano de malos gobernantes, la situación se convierte se agrava, especialmente cuando los líderes pasan a abusar de los medios de comunicación. Los medios de comunicación pueden ser un arma muy buena si usted está luchando por una buena causa. Pero es un arma muy mala si la gente está luchando por una mala causa. El liderazgo que tuvo RTLM Radio para deshumanizar a un grupo de personas, los tutsis y los hutus moderados amigos, lo usó para eliminar a un montón de gente. Los ruandeses no compran periódicos. Prefieren escuchar la radio. Todo el mundo sabía, que si alguna vez habían tenido la oportunidad de tener una casa, era hoy, que el que tuviera una tierra que no fuera suya, podría mantenerla. Todo esto fue legalmente aceptado.

ON: ¿Cuántas estaciones de radio mantuvo el poder hutu durante el genocidio?

PR: Estaban usando RTLM, pero toda la gente lo escuchaba. Los mensajes oficiales venían a través de ese canal.

ON: ¿Qué habría pasado si la comunidad internacional hubiera bombardeado la estación de radio?

PR: Lamentablemente no lo hizo. Debido a que era el medio de comunicación. Si lo hubieran hecho, habría ayudado a mucha gente a sobrevivir. La radio decía a la gente: "¡No te olvides! ¡Limpiad vuestro barrio! Incluso los arbustos a vuestro alrededor son muy sucios. Hay una infestación. Mirad por todos los lados para eliminar esta plaga. Echados una mano para matar. Todavía no están todos". Matar se convirtió en un deber.

ON: ¿Funcionaba esta estación de radio todo el día y la noche?

PR: Había empezado a trabajar casi 24 horas.

ON: ¿Sigue trabajando en el negocio hotelero?

PR: No. Dejé el negocio de hotel en 1995. Tuve que renunciar a Sabena, después de todo lo que había visto. Abrí mi propio negocio pero que no podía durar, porque fue muy difícil escapar y dejar Rwanda. Yo era un refugiado.

ON: ¿En qué trabaja ahora?

PR: Ahora tengo un negocio de camiones en Zambia, en África del Sur. Yo trabajo en África y vivo en Europa.

ON: ¿Dónde quiere su familia vivir?

PR: A mi esposa le encantaría vivir en Ruanda, pero como no hay una paz duradera, primero de todo no quiere arriesgar las vidas de los niños.

ON: ¿Qué piensa usted que la película Hotel Rwanda va a hacer por tu país?

PR: Espero que esta película puede desempeñar el papel de un reloj que despierte a la gente en Rwanda y en todo el mundo. Espero que la película nos lleve a todos nosotros a nuestros deberes, obligaciones y responsabilidades para con la humanidad. Las personas en África están casi olvidadas. No tienen nada que comer. Mueren como moscas y a nadie le importa. Estuve en Darfur hace unas semanas. Me dio mucha tristeza ver lo que vi. 1,6 millones de desplazados dentro de su propio país. 200.000 personas refugiados en Chad durmiendo en la arena y el polvo del Sahara. Demasiado calor durante el día. Demasiado frío durante la noche. Sin ropas. Sin agua. Sin nada. No hay esperanza para la próxima generación. Cientos de miles de niños que no van a ir a la escuela. Cuando los niños nos vieron, hicieron una especie de manifestación. Acerca de 2000 niños cogieron una pizarra y escribieron: "¡Bienvenido a nuestros huéspedes! Pero necesitamos educación". Esto se está convirtiendo en una vergüenza para la humanidad.

ON: ¿Qué debería hacer el mundo occidental para lograr realmente un cambio?

PR: Todo lo que tiene lugar en África siempre hay una influencia occidental detrás. Si jugamos un mal papel, también somos capaces de desempeñar uno bueno. ¿Por qué no podemos cambiar nuestra actitud y asumir el papel de educar, o llevar a la gente por el camino correcto, ayudándolos?

ON: Muchas gracias.

PR: No hay de qué.


Por último, para los interesados en profundizar en el genocidio tutsi, aquí os dejo un link de un libro que trata muy bien este pasaje terrible de la historia reciente.

3 comentarios:

  1. En el libro Vagabundo en Africa de Javier Reverte, el autor narra sus sensaciones y describe las huellas de la mantanza aun palpitantes. Es emocionante los restos del desastre todavía calientes alimentan el relato haciendolo muy verídico. Han pasado diez años, mientras leía este episodio me iban recorriendo escalofríos provocados por la digestión del texto en el cerebro. Un círculo que se cierra los occidentales despues de millones de años vuelven a la fértil cuna con un refinado estilo depredador, pero más feroces, en el fondo indiferentes a cualquier estímulo más allá del lucro material. Un libro muy recomendable para ver quienes somos. La sensibilidad y la curiosidad nos ayudan a mantener a raya ese cerebro de reptil que tenemos en alguna parte de la nuca.

    En el APOD encontré a Manel Soria y desde él he llegado aquí. La WWW es la OS...

    Gracias por el esfuerzo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Baco por esa referencia al libro de Javier Reverte. Tomo nota del mismo.

    De acuerdo con eso de quue la www es la Os..a¡
    :)

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a "Luces digitales".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!